Lun-Vier8AM - 7PMLlámanos943-1313

PRUEBAS

CUTÁNEAS

Las diferentes alergias se detectan a través de diversas pruebas. Las más habituales son las llamadas prick-tests, empleadas para diagnosticar una alergia a alimentos o medicamentos y neumoalergenos ambientales (pólenes, ácaros del polvo, hongos, dérmicos).

Para llegar a un diagnóstico definitivo en las alergias alimentarias o medicamentosas, en muchas ocasiones hay que realizar una provocación oral controlada en el hospital dando el alimento o el medicamento con el que le paciente ha podido tener reacción.

Otras pruebas son las epicutáneas o parches, utilizadas para detectar alergia de contacto (por metales, plásticos, cremas, etc.), o las pruebas intradérmicas”.

La mayoría de las alergias pueden ser detectadas por pruebas en prick. “También existen pruebas de provocación conjuntival o nasal con los alérgenos, aunque no se realizan de forma habitual”.

Prueba prick-test

Pérez Montero detalla cómo es el procedimiento de esta prueba:

1) Se deposita sobre la piel del antebrazo una gota del extracto alergénico que se quiere testar.

2) Se punciona la piel para que el alérgeno se introduzca en las capas más superficiales de la piel.

3) Pasados 15-20 minutos se analizan los resultados. El paciente dará positivo al alérgeno testado cuando se observa una pápula, un halo eritematoso y prurito en la piel.

Prueba intradérmica

Este procedimiento se suele emplear determinar la alergia al veneno de las abejas o a la penicilina. Si las pruebas de prick-test son positivas, la prueba intradérmica no es necesaria y debe evitarse. En caso de ser necesaria, esta prueba consiste en la inyección del extracto alergénico en la dermis.

A la hora de hacerla, se inyecta con una jeringa de insulina 0,1 mililitros de la solución. La piel del antebrazo se estira con la mano libre y la jeringa se coloca a 45 grados de la superficie cutánea con el bisel de la aguja mirando hacia abajo. Se debe producir un pequeño bulto superficial de 3 milímetros de diámetro.

La prueba epicutánea

Por último, las pruebas epicutáneas consisten en colocar los posibles alérgenos en la espalda, debiendo permanecer pegadas 48 horas. Pasado este tiempo se quitan los parches y se hace una primera lectura y una segunda lectura a las 96 horas.

El resultado es positivo si se observa eritema  y, en ocasiones, edema en zona de aplicación del alérgeno.

¿Son dolorosas?

Llas pruebas de alergia en general no son dolorosas (salvo las intradérmicas) produciendo únicamente prurito.



El Dr. Pablo Gabriel Rodríguez Ortiz se formó como Médico Cirujano en la Universidad DE Yucatán (UADY), posteriormente realizó una Especialidad en Pediatría en la Universidad Nacional Autónoma De México (UNAM), más tarde realizó otra Especialidad en Alergia e Inmunología Clínica en la Universidad Autónoma De Nuevo León (UANL).

943-1313

Llámanos para una cita o alguna urgencia


Copyright by BoldThemes 2018. All rights reserved.